Evitar el contacto con cualquier material que pueda transferir pigmentos de color al cuero, particularmente en artículos pequeños (ej. revistas, otras pieles).

No rayar o frotar su producto con materiales abrasivos.

Mantener el cuero alejado de fuentes de calor y humedad (radiadores, interiores de vehículos en clima caliente y húmedo).

Evitar el contacto de líquido, crema de manos, desinfectante para las manos, maquillaje y perfume.

Evitar la exposición a la luz solar ya que los colores de su artículo pueden desvanecerse. Los colores claros son más sensibles a la luz.

Mantenga el producto lejos del agua. En caso de que se moje en la superficie, secar con un paño sin pelusa, de color claro, absorbente. Nunca use jabón o disolvente.

Si se ensucia revestimiento o en caso de manchas superficiales, se recomienda que se limpie con un paño suave y de color claro. Puede utilizar vaselina o varsol (dos gotas) para limpiarlo.